Our Choice o cómo debería ser el libro electrónico

La aparición del Kindle de Amazon, la proliferación de los smartphones y la posterior evolución que supuso el iPad han tenido como uno de sus múltiples efectos colaterales la popularización del libro electrónico. Un formato destinado a cambiar la forma tradicional en la que consumimos información escrita y en el que la industria literaria tiene puestas gran parte de sus expectativas para su necesaria renovación.

Las expectativas económicas son grandes. Las últimas previsiones señalan que dentro de sólo dos años en algunos países occidentales podrían venderse ya más libros electrónicos que impresos. Pero, ¿actualmente el formato electrónico es mejor para el usuario que el libro tradicional? Las ventajas en lo que a comodidad de almacenamiento se refiere son innegables: Un usuario de iPad puede almacenar toda su biblioteca en su dispositivo. Del mismo modo, algunas de las funciones de los lectores de estos formatos, como el diccionario y la traducción son realmente útiles a la hora de leer libros en idiomas distintos al propio. Por contra, la experiencia de usuario no terminaba de ser convincente, sobre todo a la hora de combinar imagen, vídeo y texto. En estas estábamos hasta que llegó Al Gore y decidió lanzar Our Choice de la mano Push Pop Press, estudio norteamericano con base en San Francisco (no podían ser de otro sitio) fundado por dos ex trabajadores de Apple. Una publicación que pretende concienciar a la ciudadanía de la importancia de cuidar el medio ambiente y, de paso, revolucionar el mercado de las publicaciones digitales.

Our Choice supone un paso al frente en lo que a experiencia de usuario se refiere. El mix entre imagen, vídeo, sonido, infografía o aplicaciones como Google Maps fluye a lo largo de los 18 capítulos y realmente aporta valor al lector de la publicación. En lo que se refiere a la visualización de datos, la publicación apuesta por una estilo infográfico muy cercano al utilizado en el documental que encabezó Gore, An Inconvenient Truth, en 2006. Una combinación entre fórmulas de navegación muy sencillas, ilustraciones espectaculares y elegantes gráficas y localizadores.

En Our Choice por fin se apunta gran parte del potencial que este formato puede tener, sobre todo en lo que a documentos educativos se refiere. Un ejemplo muy cercano a cómo debería ser el libro elctrónico.