¿Es viral la infografía? Caso de estudio

infografia-viral

Leo en este estudio de la Social Science Research Network que las teorías del aprendizaje han demostrado que la forma en la que absorvemos, procesamos y recordamos lo que se nos enseña varía en función de cada persona.

Los aprendices verbales, un grupo que constituye cerca del 30% de la población mundial, aprenden mejor al escuchar: ellos le sacan un mayor partido a las clases y a la discusión de materiales en grupos, como tradicionalmente se ha hecho en las escuelas. Los aprendices experimentales -cerca del 5% de la población- aprenden al hacer y tocar, les va mejor la práctica que la teoría. Los aprendices visuales -el nada desdeñable 65% restante de la población mundial- aprenden mejor al ver y leer los materiales que al escucharlos o practicarlos.

Los seres humanos somos, por tanto, mayoritariamente criaturas visuales. Procesamos, recordamos y comprendemos mejor la información basada en lo que vemos.

Como signo de nuestra época, la distribución de la información basada en elementos visuales avanza imparable.

Así, las redes sociales nos han dado la oportunidad -y creado la necesidad- de compartir con colegas, conocidos y desconocidos lo que aprendemos. A la mayor parte de la humanidad le encanta compartir ideas, en especial cuando se encuentran en un video, fotografía o dibujo y, lo que es más importante, nos encanta que esas ideas lleguen al mayor número de personas posibles: que el mensaje sea viral.

Por supuesto compartimos materiales escritos: una entrada en un blog o una actualización de estado, pero, ¿Cuántas veces hemos visto que un mensaje de este tipo se haya convertido en viral?

Cuando en Visual Thinking hablamos con nuestros clientes acerca de estrategias de comunicación para lanzar sus mensajes, en un gran número de proyectos lo que desean es posicionar su imagen de marca con respecto a unos valores o audiencia  y que esa imagen de marca llegue al mayor número posible de receptores. En definitiva, buscan realizar una acción de comunicación que se convierta en viral, al menos entre la audiencia objetivo de la campaña. Claro, el mensaje no siempre permite mostrar fotos divertidas o videos cachondos, sino más bien complejas cifras que vienen a demostrar una necesidad. Es entonces cuando hablamos de realizar una infografía, o una videoinfografía.

Si, pero, ¿funcionan?

El cliente muchas veces pregunta si el formato funciona, y nosotros hemos comprobado que sí, que cuando menos funcionan mejor que el formato escrito puro y duro.

Hace ya unos meses preparamos para QDQ Media una serie de gráficos sobre diferentes informes de marketing digital, presencia online y Pymes. Para presentar los datos, recogidos de una encuesta entre sus clientes, nos pidieron que hiciésemos unas infografías que les ayudasen a presentar gráficamente, junto a un informe mayor, los resultados del estudio y, por otro, a captar más fácilmente la atención tanto de sus lectores como de los medios con capacidad para hacerse eco de este estudio y ‘republicarlo’.

Meses después de la presentación del informe y la aparición de los gráficos en las páginas oficiales de QDQ, hemos encontrado esos gráficos compartidos en distintas páginas web diferentes sobre temática del marketing digital. Aunque seguro que existe algún enlace más, aquí dejo los que aparecen en una búsqueda rápida por Google.

http://www.xepta.net/file/view/28155/infografia-marketing-digital-y-pymes

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *