De pronto. Sin avisar. Por la mañana abres tu navegador y ahí te lo encuentras: Disney compra Lucas Arts y, por si la noticia les pareciera poca cosa, anuncian que ponen en marcha la tercera trilogía de Star Wars. Bueno… piensas, ¿es una buena noticia no?. Voy a tener más Guerra de las Galaxias… bien, hecha por Disney… bueno, tampoco es que la saga hasta ahora esté muy alejada de los estándares que representa la marca del ratón… vale estoy contento entonces. Y te pones a dar vueltas por ahí (por la red) a ver de qué te enteras: que si la historia es de Lucas, que si no la va a dirigir él, que si va sobre los conflictos morales de los jedis… Veremos. Admito que quiero que me guste y que espero que me impresione como lo hizo la segunda trilogía (la que vimos primero). Y no es que crea que la primera es mucho peor que la segunda (que lo es), creo que el problema son los tiempos: fue más fácil deslumbrarme con 10 que con 30 y fue más fácil competir con ‘Encuentros en la tercera fase’ que con ‘Matrix’.

Luego vendrá, no para los más fieles, lo de actualizar los recuerdos para poder seguir la saga y saber quién es quién.  Siempre hay alguien que pregunta por qué habla el perro (y Chewbacca ni es un perro ni habla).  Para facilitar la vida de estos últimos (si acaso les interesa) y disfrute de los adictos os traemos un gráfico que hicimos para la revista Época. Los gráficos informan y/o entretienen y éste, según quien se pare delante de él, cumple con los dos objetivos. Así que aquí os dejamos 10 minutos destramando el universo Star Wars.